Hernias de pared abdominal

¿Qué es una hernia de pared abdominal? Y, ¿qué síntomas tiene?

Las hernias de pared abdominal son protrusiones anormales de los órganos internos o tejidos a través de un defecto o debilidad en la pared abdominal. Estas hernias pueden ser congénitas (presentes al nacer) o adquiridas a lo largo de la vida debido a factores como el envejecimiento, lesiones, cirugías previas o aumento de la presión intraabdominal.

Existen varios tipos de hernias de pared abdominal, entre las más comunes se encuentran:

Hernia umbilical: Esta hernia se desarrolla alrededor del ombligo, donde una parte del intestino o tejido graso se desplaza a través de un punto débil en la pared abdominal cerca del área umbilical. Las hernias umbilicales son comunes en recién nacidos, pero también pueden afectar a adultos, especialmente aquellos con sobrepeso u obesidad.

Hernia epigástrica: Se produce cuando el tejido graso o parte del intestino protruye a través de un área débil en la línea media de la pared abdominal, generalmente entre el ombligo y el esternón.

● Hernia incisional: Este tipo de hernia se desarrolla en el sitio de una cirugía abdominal previa, donde la cicatrización puede haber debilitado la pared abdominal.

¿Cómo se tratan las hernias de pared abdominal?

Hernioplastia con colocación de malla

El tratamiento principal para las hernias de pared abdominal es la cirugía, que tiene como objetivo reparar el defecto en la pared abdominal y devolver los órganos o tejidos protruidos a su posición normal. Existen diferentes técnicas quirúrgicas para tratar las hernias de pared abdominal, y la elección del método dependerá de la ubicación y el tamaño de la hernia, así como de la salud general del paciente. Algunos de los enfoques más comunes incluyen:

● Reparación abierta: En este enfoque, se realiza una incisión en la piel sobre la hernia y se devuelve el tejido u órgano protruido a su posición normal dentro de la cavidad abdominal. Luego, se cierra el defecto en la pared abdominal utilizando suturas o una malla quirúrgica. La malla proporciona soporte adicional y puede reducir la probabilidad de recurrencia de la hernia.

● Reparación laparoscópica: La reparación laparoscópica es un enfoque mínimamente invasivo que utiliza una cámara pequeña (laparoscopio) y herramientas quirúrgicas especiales introducidas a través de pequeñas incisiones en la pared abdominal. El cirujano visualiza el área de la hernia en un monitor y repara el defecto utilizando suturas o una malla quirúrgica, similar a la reparación abierta. La reparación laparoscópica puede ofrecer una recuperación más rápida y menos dolor postoperatorio en comparación con la reparación abierta.