Colelitiasis

¿Qué es? Y, ¿qué síntomas tiene?

Colelitiasis es una afección médica en la cual se forman cálculos o piedras en la vesícula biliar. Estas piedras, también llamadas cálculos biliares, están compuestas principalmente por colesterol, bilirrubina y sales minerales. La vesícula biliar es un pequeño órgano ubicado debajo del hígado que almacena y libera bilis, una sustancia que ayuda a digerir las grasas en el intestino delgado.

Los factores de riesgo para desarrollar colelitiasis incluyen la edad, el sexo (las mujeres son más propensas a desarrollar cálculos biliares que los hombres), el embarazo, la obesidad, la pérdida rápida de peso, la dieta alta en grasas o colesterol, la diabetes, la historia familiar y ciertas etnias.

Muchas personas con colelitiasis no experimentan síntomas y pueden no requerir tratamiento. Sin embargo, en algunos casos, los cálculos biliares pueden causar dolor abdominal intenso, conocido como cólico biliar, náuseas, vómitos, fiebre o ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos). Si los cálculos biliares causan síntomas o complicaciones, como inflamación, infección o bloqueo de los conductos biliares, puede ser necesaria  una cirugía para extirpar la vesícula biliar (colecistectomía).

¿Cómo se trata la colelitiasis?

La colecistectomía laparoscópica es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que se realiza para extirpar la vesícula biliar, generalmente debido a la presencia de cálculos biliares problemáticos o inflamación de la vesícula biliar (colecistitis). Es un enfoque menos invasivo en comparación con la colecistectomía abierta, que implica una incisión más grande en el abdomen.

Durante una colecistectomía laparoscópica, el cirujano realiza varias pequeñas incisiones en el abdomen. Se introduce gas en la cavidad abdominal para expandirla y mejorar la visualización de los órganos internos. Luego, se inserta un cámara  a través de una de las incisiones para guiar al cirujano durante el procedimiento. Se utilizan instrumentos quirúrgicos especiales para separar la vesícula biliar del hígado y del conducto biliar, y luego se extrae la vesícula biliar a través de una de las incisiones.

La colecistectomía laparoscópica generalmente tiene un tiempo de recuperación más corto, menos dolor postoperatorio y menor riesgo de complicaciones en comparación con la colecistectomía abierta. La mayoría de los pacientes pueden regresar a casa el mismo día o al día siguiente después del procedimiento y reanudar sus actividades normales en un corto período de tiempo.